Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

La Fundación Universitaria María Cano cuenta con esta opción de formación académica para las personas que no pueden acceder a las instalaciones físicas de la institución, en alguna de sus sedes, que tienen dificultades con el horario de los programas presenciales o que prefieren esta modalidad de estudio.

La institución gestiona la formación virtual a través de un entorno virtual de aprendizaje – EVA – considerado como una extensión del campus físico y de las otras herramientas TIC con las que cuenta.

El EVA garantiza el acceso de los estudiantes a la formación con todos los aspectos pedagógicos, tecnológicos, comunicativos y de gestión que velen por la calidad de la educación. Estos son: espacios de comunicación, recursos educativos digitales interactivos, interacción con el profesor, mediación pedagógica, mediación tecnológica, evaluación, seguimiento y tutoría.

Los estudiantes virtuales deben tener habilidades en la gestión del tiempo, el orden, la honestidad, el respeto, la responsabilidad y la autonomía; habilidades que se seguirán fortaleciendo durante el proceso de formación académica.

Además, también se tienen beneficios como la disminución de gastos económicos por desplazamiento y la posibilidad de aprovechar el tiempo usado para la movilización, en el avance del aprendizaje.

Debido a que los programas virtuales tienen la posibilidad de contar con estudiantes de diferentes ciudades y países, también se propicia el intercambio cultural y se generan vínculos con personas de diferentes lugares geográficos.

La calidad es un tema que combina diferentes factores. Para la institución, la calidad siempre será una constante y los aprendizajes que adquiere un estudiante presencial deben ser iguales a los que adquiere un estudiante virtual. A excepción de las habilidades inherentes al proceso que dependen de la mediación tecnológica y de la metodología del profesor.

Cuando un estudiante presencial o virtual recibe el diploma, solo aparece el título obtenido; es indiferente la modalidad de estudio en la que realizó su formación profesional.

Todas las asignaturas y módulos tienen un tiempo de trabajo directo que corresponde a la dedicación del estudiante en la lectura de los contenidos, esto es lo que se denomina “clases” en la presencialidad. Luego, hay un tiempo de trabajo independiente que corresponde a la apropiación de los contenidos o lo que conocemos como trabajo independiente, así como el tiempo dedicado a la evaluación.

Los tiempos están programados por expertos en el tema curricular y se definan igual para los estudiantes de programas presenciales y los virtuales, sin embargo, la habilidad de estudio y de aprendizaje de parte de todos es diferente; es por ello que puede variar entre menos del tiempo estipulado o un poco más.

En los programas virtuales no hay clases tal como lo conocemos en la presencialidad, sin embargo, se cuenta con unas actividades sincrónicas, es decir, que los estudiantes deben estar conectados durante una fecha y hora específica. Este es el caso de las tutorías con el profesor o de las reuniones para los trabajos en equipo que se realizan generalmente por un sistema de videoconferencia.

El resto del tiempo debe ser organizado por el estudiante para dedicarse a leer los contenidos, interactuar con los recursos educativos, resolver dudas, desarrollar las evaluaciones, entre otros.

Recordemos que, dependiendo de la cantidad de tiempo programado para cada asignatura, debe ser el tiempo de dedicación de parte del estudiante en la semana.

Los estudiantes virtuales deben contar con un computador de escritorio, portátil o tableta que les permita navegar fácilmente en la pantalla, siempre debe contar con conexión a internet preferiblemente por cable; los sistemas inalámbricos son un poco inestables para la conexión. Esta situación puede ir mejorando con el avance de la tecnología o de acuerdo a la empresa proveedora del servicio que tenga.

Adicionalmente, el estudiante debe tener audio y micrófono para poder interactuar en los sistemas de videoconferencia, grabar sonidos, grabar videos o escuchar los recursos educativos digitales que lo requieran. Solo en algunos casos específicos se les solicitará cámara, esto quiere decir que es recomendable tenerla o que el estudiante esté dispuesto a conseguirla en el momento que sea requerida.

Requerimientos de los usuarios finales:

Uno de los principales beneficios del entorno virtual de aprendizaje es que los usuarios tienen muy pocos requerimientos de hardware y software para acceder a los contenidos educativos.

Especificaciones y requisitos mínimos:

Computadora:

  • Procesador de 1,5 GHz
  • 512 MB de memoria RAM
  • 50 MB disponibles en disco duro
  • Resolución de pantalla de 1024 x 768
  • Parlantes y micrófono (Se recomienda diadema).

Plugins:

  • Adobe® Flash Player

Sistemas operativos:

Microsoft Windows® XP SP3 o superior
Mac OS X versión 10.5.8 o superior
GNU Linux

Navegadores Web:

  • Internet Explorer 7 o superior
  • Apple Safari 5 o superior
  • Mozilla Firefox 3 o superior
  • Google Chrome 5 o superior

Conexión a Internet:

Se recomienda una conexión a internet de 2 MB o superior.

Para la institución, los estudiantes presenciales y virtuales siempre serán parte esencial de la comunidad académica y tendrán las puertas abiertas. Todos los estudiantes virtuales que quieren visitar las instalaciones son bienvenidos y pueden hacer uso de todos los servicios.

Todo es virtual, en ningún momento hay exigencia de estar presencialmente en las instalaciones físicas de la institución. Lo que tenemos son encuentros sincrónicos, ahí podremos explicar, paso a paso, el uso del entorno virtual de aprendizaje, hacemos igualmente la inducción virtual para que se adapten a la modalidad.

Las evaluaciones son de varios tipos y las define cada docente, puede haber algunas que sean cuestionarios en línea para responder a preguntas durante un tiempo determinado, por ejemplo, que sea para el 10 de mayo de 6:00 p.m. a 10:00 p.m. y tiene 30 minutos para responder, o puede que sea del 7 al 10 de mayo y también durante todas esas horas pueda entrar y responder.

Hay otras actividades que son trabajos que desarrollan y luego las envían por el entorno virtual de aprendizaje, también se les indican unas fechas para ello y durante esas fechas lo resuelven y lo envían; es ahí donde se evidencia la flexibilidad que tienen de tiempo. Al entorno virtual de aprendizaje pueden ingresar las 24 horas del día los 7 días de la semana.

También es posible que el docente proponga exposiciones, sustentaciones o similares, en ese caso deberán conectarse a un sistema de videoconferencia durante una fecha y hora acordada; éstos se denominan encuentros sincrónicos. El profesor puede proponer trabajos individuales o en equipo.